La pinta de bardas, texto de Pedro Sánchez

_DSC0030

 

Para el Sonido Perla Antillana

La tarde del 5 de marzo del año en curso inició, con muy poca gente pero con muchos ánimos, en las bellas y gélidas instalaciones de la Fundación Alumnos 47 el Taller de Gráfica Sonidera. La casa y las instalaciones de la Fundación contrastaron con lo que observamos una semana después en nuestra primera visita a Ciudad Nezahualcóyotl, donde transitamos por varios minutos en la Avenida Chimalhuacán, al costado del carril confinado al Mexibús que era usado ese día por bicicletas, motonetas, carritos tirados por caballos y mulitas, triciclos con botes de atole y tamales y uno que otro perrito aventurero, buscando un “castillo” que soñábamos cercano al de He-Man y los Amos del Universo pero que resultó ser más bonito.

Por diversas razones las dos primeras sesiones no pudieron realizarse en la Biblioteca Móvil A47. En la primera sesión estuvimos rodeados de libros y en la segunda de computadoras y una bella reproducción de la Calavera Garbancera (Catrina) realizada con diversas semillas. El Proyecto Sonidero, las herramientas de investigación, el mito gráfico de José Guadalupe Posada y todas las personas reunidas fuimos participes y testigos del momento en el que se asentaron las teorías e ideas que reivindicarán y le darán una sólida identidad al Movimiento Sonidero.

Con anterioridad hemos comentado algunas teorías del momento fundacional de esta manifestación de cultura popular, por ello aquí sólo hablaremos de los conceptos claves que se usaron durante el taller:

  • Movimiento Sonidero (MS): Inicia en las colonias y barrios populares de la ciudad de México en la década de 1940 (circa), con la renta de consolas para amenizar las fiestas de las clases menos favorecidas. Su objetivo era llevar música, diversión, baile y alegría a los patios de las vecindades.
  • Sonidero: Propietario del equipo de audio, iluminación, transporte, nombre, logotipo y música de un equipo de sonido. Puede ser a su vez el locutor o ceder este lugar a otra persona. De igual forma puede no tener equipo de sonido e ir a “cabinear” a los bailes. En todo momento el Sonidero hace de su equipo de sonido su estilo de vida, fuente de trabajo e identidad personal.
  • Familia Sonidera / Hermandad Sonidera: Congregación de dos o más Sonideros, que pueden ser de un mismo barrio, colonia, delegación o municipio, con la finalidad de protegerse, promover y organizar sus bailes.
  • Chalanes / Staff técnico: Son los empleados de los Sonideros y su trabajo es elemental ya que sin su pericia, destreza y habilidad los bailes no serían posibles. Se han adaptado a los cambios tecnológicos, culturales y sociales del MS.
  • Baile y música: Razón de ser del MS, cohesionador social de los barrios y colonias. Los bailadores pueden asistir solos, con pareja o congregados en clubes de baile en los que tienen cabida por igual los heterosexuales, los gays, las lesbianas y todo aquel que desee bailar.
  • Tecnología: Los Sonideros han usado en sus equipos de sonido desde consolas de bulbos hasta computadoras portátiles. Sin embargo los avances tecnológicos incrementan los precios de las entradas a los bailes sonideros. Toda nueva tecnología implica grandes inversiones que se deben recuperar para que los sonidos puedan seguir operando. La tecnología también se aplica a los medios de transporte.
  • Escenario: Los Sonideros han propiciado el desarrollo del MS transformando las calles en salones de baile y escenario para artistas. Los escenarios de los equipos de sonido los hacen más atractivos ya que ahí pueden participar los clubes de baile de barrio, los ballets profesionales y los artistas internacionales.

En cuanto a la Gráfica Sonidera (GS) rescatamos estas ideas de Javier Echavarría diseñador gráfico y Disc Jocker del Sonido Perla Antillana:

  • Este tipo de gráfica se caracteriza por estar presente en el paisaje urbano desde hace mucho años de diversas formas, entre las que sobresalen los carteles en los postes de luz y las bardas.
  • En los carteles se respeta el logotipo pero en las bardas los “barderos” los adaptan y modifican dependiendo las necesidades o el tipo de espacio.
  • El mensaje esta gráfica puede ser codificado y decodificado, desarrollando con ello sus manifestaciones e impactos propios.
  • La GS rescata parte de la identidad mexicana y pese a no contar con una tipografía propia representan la esencia del barrio, la música y el estilo de un equipo de sonido.
  • Los Sonideros muchas veces dejan al azar la conformación de su logotipo o imagotipo. En otras ocasiones lo mandan a realizar ex profeso para darle un mayor impacto visual o ante una coyuntura determinada. Como sucedió con la inserción de la imagen de Ernesto “Che” Guevara en lugar de la primera letra o del Sonido Cóndor. Lo anterior tenía el objetivo de mostrar que el Cóndor era un equipo de sonido contestatario en un ambiente plagando de cambios políticos en el Distrito Federal y el Estado de México. A partir de 1997 se comienzan a cerrar espacios sonideros por excelencia, por ello la idea de Arnulfo Aguilar, propietario del Sonido Cóndor y otrora estudiante de filosofía en la UNAM, es mostrarse como el hijo y sonido del pueblo que pese a las adversidades seguirá luchando. Este cambio en el imagotipo del Cóndor refuerza a su vez uno de sus primeros lemas que evoca la colonia que lo vio nacer “El gigante de la Argentina”.
  • La GS es patrimonio del sonido y genera su mercado, sus consumidores, sus seguidores y coleccionistas.
  • La GS genera empleos de forma directa e indirecta. De forma directa con los diseñadores gráficos y los empleados de las imprentas, que pese a tener un origen rústico se han profesionalizado desplazando las cartulinas y los cutters por las computadoras y los programas de diseño gráfico. De forma indirecta con los vendedores de playeras, chamarras, discos, vídeos, tazas, ceniceros.
  • La GS rescata a los personajes clásicos y a los que están de moda y van desde los cómics hasta actores de Hollywood. Las portadas y logotipos de los discos de cualquier género desde las cumbias del millón hasta los grupos de rock.
  • Las discotecas móviles, que programan música High Energy, toman elementos del cine de ciencia ficción y de las mitologías escandinavas y egipcias.
  • El papel y la tinta son elementos centrales en la GS, ya que su calidad implica el número de carteles y tarjetas, así como si éstos artículos se transformaran en un codiciado objeto de colección.
  • La GS genera lo que Néstor García Canclini define como “culturas híbridas” en las que lo tradicional y lo moderno se fusionan para producir artesanalmente elementos de cultura popular que forjan una o varias identidades.
  • La GS va de la mano de la lucha libre en cuanto a colores, forma de distribuirse y tolerancia con las diversidades sexuales. En el deporte del pancracio los colores determinan si un gladiador es rudo o técnico, en el caso de los equipos de sonido el uso de colores cálidos o fríos son muestra del tipo de música que programan o del barrio del que son originarios.

Parafraseando a Hector Lavoe “todo tiene su final, nada dura para siempre”, y hace unos días despedimos el Taller de Grafica de la mejor forma posible: representando las ideas que condensamos durante el mismo en un Logotipo Sonidero que los diestros barderos de Rancel Publicidad trazaron en una barda frente a las instalaciones del Centro Cultural el Castillito, bajo la mirada atenta del Mexibús, la Biblioteca Móvil A47, los ojos y las cámaras fotográficas de todos los participantes al mismo.

De las 4 de la tarde a las 8 de la noche, tres barderos, que siempre realizan su trabajo en la madrugada, fueron el centro de las miradas, el asombro y la admiración de los transeúntes que contemplaron la forma en la que la GS se inserta en la imagen urbana.

Cerca de ahí, la biblioteca móvil se transformó gracias a la alquimia de la música y las bocinas en un equipo de sonido. Las notas musicales, los spots del Sonido Griska, los saludos de un locutor (con la voz de una corneta con la que los lecheros se anunciaban) y algunos bailarines fueron el marco perfecto para ponerle punto final a este primer evento que reivindicó al MS, a la GS y lo más importante a las personas que lo hacen posible.

Pedro Sánchez

Mayo 11, 2013

 

Pedro Humberto Sánchez Pérez (ciudad de México en 1977), es narrador y cronista, sus textos van del periodismo freelance al ensayo literario, de los cuentos a las crónicas. En ellos da testimonio de la cultura popular (como la lucha libre y el Movimiento Sonidero), el culto a la Santa Muerte y el proceso de urbanización de la ciudad de México y su área conurbada.

Estudió Ciencia Política en la Universidad Autónoma Metropolitana Iztapalapa, y la Maestría en Planeación Metropolitana en la Unidad Azcapotzalco de la misma casa de estudios.

Actualmente colabora en: la Agencia de Noticias 22; el Centro de Estudios Tepiteños (CETEPIS); la Revista Electrónica Cronopio de Medellín Colombia; http://www.palabrasmalditas.net, y Cronistas DF.