Martín Hernández, rotulista. Entrevista por Eliana Patiño

Martin_Hernandez_ALTA

Transcripción entrevista [1H 08M 48s]

 

EP: Cuénteme un poco sobre usted ¿cómo vivió usted su infancia?

Martín Hernández (MH): Yo, se puede decir que me he desarrollado en este medio, porque mi padre fue rotulista toda su vida, él entró como aprendiz cuando tenía más o menos 7 años de edad, mis abuelos eran muy humildes y no tenían los medios para darle una educación, le dieron sólo la instrucción básica, hasta 3ro o 4to de primaria, aprendió a leer a escribir y las cosas básicas y ya no hubo más posibilidad de que siguiera estudiando, entonces mi padre quedó huérfano de padre y mi abuela ya no podía seguir apoyándolo con la escuela, y por eso buscó alguien que pudiera enseñarle un oficio y llegó aquí a este lugar como aprendiz.

Estuvo más o menos como 5 años, aprendiendo el oficio, desde limpiar las brochas y los pinceles, preparar los colores, porque antes los colores no los había como ahora en las tiendas, ellos tenían que combinar pigmentos, aceites y algunas pastas, e iban preparando el material que iban a ocupar, entonces él aprendió desde los cimientos lo que es este oficio de la pintura. Ya con paso del tiempo, el se independizó y toda su vida se dedicó a los anuncios.

Antes la demanda de trabajo era casi totalmente manual, artesanal y pues no se contaba con las máquinas, los plotters de recorte, o de vinil, esos llegaron hace como 15 años más o menos, y después, hace como 8 años empezaron las máquinas de impresión y eso desafortunadamente… pensamos que no iba a tener tanto impacto, pero no fue así… las máquinas las fueron perfeccionando más y eso nos desplazó completamente de ese trabajo. Pero aún así, hay mucha gente que sigue solicitando nuestro trabajo.

EP: ¿Y cuando era pequeño metido en este taller soñaba algo con respecto al mundo del rotulismo?

MH: No… bueno en realidad a mí me gustó el trabajo de la publicidad, no precisamente por la rotulación, yo de hecho… como una forma complementaria a lo que aprendí con mi padre, cuando él se independiza, yo soy el único varón de la familia, somos 5 hermanas y yo como el único varón y el mayor, entonces por ser el mayor, desde pequeño mi padre me jaló para ayudar así a la economía familiar y entonces fui aprendiendo este oficio, pero yo estudiaba , tuve la oportunidad de estudiar toda la escuela hasta el nivel de licenciatura , solo que ya no concluí la carrera.

EP: ¿Y si me permite, preguntarle a qué licenciatura ingresó?

MH: Yo estudiaba Ingeniería Química y después bueno del paso de los años, me casé y al tener mi propia familia pues tuve que dedicarme a trabajar y la posibilidad de continuar con los estudios ya fue difícil. Afortunadamente, lo que aprendí con mi padre en este oficio, es lo que me ha mantenido, pero originalmente yo realizaba serigrafía solamente, era a lo que me dedicaba, a la reproducción en serie de propaganda tanto política como comercial y en cantidades así muy grande. También, desafortunadamente, con el paso de los años el estar respirando así las tintas y los solventes, me afectó a la salud, entonces por esa razón hace ya unos 6 años dejé definitivamente la serigrafía y me dediqué más a la rotulación, porque tenía las bases desde niño, y como aquí la mayoría de los oficios se van aprendiendo con la práctica.

EP: ¿Y actualmente como vive su vida cotidiana, se mantiene muy activo dentro del taller?

Si, aunque el trabajo ha sido en menor escala, porque la demanda se va más a la impresión digital, aunque dentro de todas las posibilidades hay trabajos que las máquinas no pueden realizar, ciertas aplicaciones, aunque ahora van a sacar un vinil que se puede imprimir y pegar directamente a los muros aún cuando estén irregulares completamente, pero como el depósito de tinta es tan pequeño, al estar a la intemperie el sol los decolora y los daña en dos meses, cuando un trabajo que se hace todavía de forma tradicional, llega a durar cuando menos 3 años, entonces todavía hay posibilidades de trabajo… las cortinas de los comercios, mucha gente ha aplicado vinil de recorte pero con el tiempo el polvo y la superficie que no es completamente lisa desprende el vinil entonces todavía se sigue trabajando la rotulación tradicional y eso es lo que nos ha ayudado a continuar aún con este oficio.

EP: ¿Cómo le gusta a usted que le llamen dentro de su trabajo?

MH: Bueno, comúnmente dentro de todos los trabajadores manuales de algún oficio determinado, nos llaman maestros… bueno aunque yo considero que un maestro es quien realmente conoce y domina a la perfección todas las formas de un oficio no? … un carpintero, no es quien corta solamente unas tablas, sino quien ensambla así en una forma muy diestra para hacer un mueble; igual aquí en la pintura, un pintor no es solo que el que llega y aplica parejito una pintura, sino quien le da la forma, el colorido y el acabado a un trabajo.

EP: ¿O sea que no le gusta que le digan maestro?

MH: No, es común eso, entonces, no me incomoda.

EP: ¿Le gustaría que le llamaran de otra forma?

Pues generalmente la gente nos identifica por maestros rotulistas.

EP: ¿Qué otra ocupación le hubiera gustado tener si no se hubiera dedicado a la rotulación?

Bueno, pues por lo que yo estaba estudiando, yo quería trabajar en laboratorios, experimentando con medicamentos para ayudar a la gente… ya desafortunadamente por cuestiones económicas ya no pude continuar con eso y fue que me dediqué a la publicidad comercial, los rótulos la serigrafía la reproducción de medios gráficos.

EP: ¿Cuántos años lleva en el mundo de la rotulación?

MH: Digamos a partir de que ya no continué con mi trabajo y me dediqué de lleno a esto, serán unos 25 años.

EP: Y desde que usted ingresó de lleno en este mundo de la rotulación, ¿cómo ha cambiado?

MH: Bueno, las tendencias, un tanto por la moda, han ido cambiando en cuanto a las formas, algunas tipografías que eran muy comunes, que se usaban antes, ahora ya no son tan frecuentes que se utilicen. Los decorados también han ido cambiando, y ahora parece que la mayoría de la gente quiere textos, letras en donde … que tengan un impacto visual más directo; antes se hacían muchos sombreados, se combinaban dándoles un poquito de volumen y de brillos y de luces y se utilizaban de alguna forma como proyección de la imagen, ahora es más simple no? Como en el caso de los logotipos que dé la idea sin tener mucho detalle.

EP: ¿Ustedes los rotulistas manejan algún tipo de agremiación de agrupación que los acoja, o se desenvuelven por sí solos?

MH: No, es así muy independiente. Hace unos años, recuerdo que aún siendo niño, como finales de 60s principios de los 70s, hubo dos agrupaciones que concentraron digamos el trabajo… el gremio de los rotulistas. Unos eran como decoradores, o sea gente que se dedicaba más a la imagen, reproducción de imagen, y otros eran pintores, que aquí se les llama de brocha gorda, que se dedican solamente con la brocha a pintar una habitación, un edificio una oficina pero sin hacer ningún elemento decorativo o letras.

EP: ¿Y ellos si estaban como organizados?

MH: Si, estuvieron funcionando un tiempo, pero después se abandonó todo… hubo descontento con mucha gente porque de repente los dirigentes comenzaron a obtener algunos beneficios por parte de las compañías fabricantes de pinturas para que los distribuyeran con la mayoría de los rotulistas y en ocasiones se los vendían, no se los regalaban, o sea , todo era regalado y no se los regalaban sino que los vendían u obtenían sus preferencias, entonces hubo desacuerdos y a la gente no le gustó y terminaron por dejar esas dos organizaciones…

Después hubo otro intento, pero como para el año 2000, pero se comenzó a ver el trabajo de los plotters de vinil de recorte se hizo como más elitista el gremio, y terminó como en una división, estaba la cámara de artes gráficas la CAINAG que decían que ellos eran los que tenían más reconocimiento, y esta otra asociación que era de los Rotulistas Profesionales, se llamaba, era minoritaria, pero después se separaron desaparecieron.

EP: ¿Desaparecieron las dos organizaciones?

MH: No, la CAINAG todavía sigue, pero ellos comenzaron originalmente con el gremio de las imprentas y las editoriales y a la fecha ellos continúan, está así como que más organizada, pero principalmente ese fue su medio no? Tipógrafos, diseñadores editoriales, ilustradores… más enfocados en lo que es la editorial.

EP: ¿Y a usted cómo le va con la competencia?

MH: Pues la situación ahora es bastante complicada, porque al no requerir más de nuestro trabajo, la mayoría de las personas va optando por medios de reproducción de gran formato de impresión digital y si nos ha afectado bastante, en ocasiones tenemos trabajos ya no tan frecuentes como antes, digamos hasta hace 3 años, la gente nos encargaba trabajos y en el día llegábamos a hacer 3 o 4 trabajos aunque fueran pequeños, y ahora llega a pasar una semana, y hacemos 1 o 2 trabajos… entonces, si nos ha afectado bastante. Lo que nos ayuda es que tenemos temporadas de proyectos que son así, un poquito más grandes y eso nos da la posibilidad de guardar algún dinero de las ganancias de ese trabajo y así mantenernos otro tiempo.

EP: Bueno, vamos a platicar sobre el objeto de estudio que yo estoy tomando, le voy a mostrar algunos ejemplos de estos rótulos de gran formato, las pintas en bardas… (Se le enseñan al entrevistado 5 imágenes de pintas en bardas) ¿Qué opinión le merecen estos rótulos cotidianos?

MH: Estos rótulos, son imágenes que no tienen mucho cuidado en la reproducción porque como son temporales, y los eventos son muchas veces la presentación de uno o dos días, tratan de captar la atención de mucha gente de la población para que acudan a determinado evento… le aplican mucho colorido pero en realidad es más libre, y no les importa mucho cuidar lo estético de la elaboración de la letras, sino que le aplican coloridos así como aquí se ven (señalando los ejemplos), algunos desvanecidos o combinados… colores que llaman la atención pero la calidad no les importa, ni a la gente que lo hace ni tampoco al cliente que solicita el trabajo, como son trabajos muy temporales lo hacen muy a la manera… como le podría decir? Las hacen para que no estén mucho tiempo…las pinturas las dejan casi totalmente acuosas, digamos que el agua nada más pigmentada con colorante e inclusive la base es cal no? Ya no utilizan pinturas de calidad y si afortunadamente la época no es de lluvia, les pueden durar hasta un mes, pero si empieza a haber lluvias, en dos días ya se borró completamente

EP: ¿Usted ha trabajado en este tipo de bardas?

MH: Si, pero no lo hemos hecho tanto para las presentaciones de artistas o sonideros o de otras actividades, más bien ha sido para campaña política … aunque ahora, como las dimensiones son muy variadas, puede haber bardas que ocupen 100 metros de largo por 3 metros de alto, los costos, si se ocupara material de primera calidad, sería demasiado costoso, entonces se hace un cálculo que va equilibrando más o menos los costos, y lo cobran muy barato, pero por las dimensiones de las áreas, le conviene tanto a los partidos como a uno no? Pues entre más metros cuadrados vaya uno acumulando, el pago va a ser mejor.

EP: ¿Usted cree que estas bardad son efectivas?

Si, yo pienso que cumplen una función y como son temporales, para eventos de un día o dos o tres cuando mucho, si son efectivas, continuamente se están cambiando, y bueno cuando esta gente ya se ha especializado en eso, pues a lo mejor esa barda la pintan a finales de marzo y ya en 15 días la están volviendo a pintar anunciando otra cosa.

EP: ¿Usted conoce a alguien que se ha especializado en este tipo de bardas?

MH: Si, ha hecho y se dedica a hacer este tipo de trabajos

EP: ¿Aparte de los trabajos meramente tipográficos, usted realiza otro tipo de pintura, ya sea dibujo o figura?

MH: Bueno, generalmente solo hemos hecho, lo que nos van encargando que puede ser muy variado. En lo personal a mi me ha gustado trabajar en imágenes con aerógrafo y un poquito de pintura de caballete, pero en sí, a lo que más nos hemos dedicado aquí, es a los anuncios de publicidad.

EP: Perfecto, ahora vamos a hablar un poco sobre su proceso de trabajo, ¿Quién realiza un encargo y cómo lo hace?

MH: Bueno, lo que hacemos siempre son los requerimientos del cliente… si el anunciante, su negocio es un restaurante generalmente puede ser que nos solicite, el nombre de su negocio y unos cuantos elementos de lo que hace, de qué es lo que ofrece, pero si es un negocio de un expendio de frutas y legumbres, puede ser que ellos elaboren jugos o licuados y entonces nos piden otros elementos, pero era muy común que nos pidieran que pusiéramos elementos del negocio, que si eran frutas pues de pusieran frutas en dibujo, si era de comida, a lo mejor una cazuela simulando que tiene la comida, si era una farmacia, algunos envases de medicamentos o en el caso de las carnicerías hasta dibujos de utilizar así como caricatura… un caso en donde está el mismo cerdito que se está cocinando como si estuviera así contento de que lo están cocinando (risas).

EP: Entonces el cliente es quien pone los requerimientos…

MH: Si, pero nosotros lo que hacemos es aportar algunos elementos, y sobre todo que muchos nos dan la encomienda de que nosotros desarrollemos el colorido, la tipografía y los elementos que vamos a ponerle, así es como más libre no? Nosotros nos encargamos de hacerle todos los elementos.

EP: ¿Y cuando usted va a hacer alguno de estos elementos qué hace o cómo se inspira digamos para saber qué es lo que va a plasmar?

MH: Bueno, primero que nada nos dicen que quieren un anuncio que contenga determinado elementos, porque vendemos equis producto, pero entonces el criterio que usamos es primero que nada es dejarle por colorido y tamaño de las letras lo más importante, lo que quieren expresar entonces eso lo dejamos de mayor tamaño, o de un color que llame más la atención, después como lo que viene siendo secundario, como un complemento más pequeño y así hasta que quede lo más chiquito de todo si es algo que es anexo a lo que sería lo gráfico en ese sentido no?

EP: ¿Antes de realizar cualquier tipo de trabajo, usted hace un boceto a lápiz o algo así y lo revisa con el cliente?

MH: Si, generalmente se hace un bosquejo en lápiz o en pluma, casi siempre en el mismo momento que el cliente no está encargando algo para ver si es la idea de lo que él quiere, Ya cuando quiere algo más completo que sea más elaborado, se va realizando en un dibujo más cuidado o ahora con la computadora utilizando diferentes cosas

EP: ¿El Maestro Martín si se apoya de la computadora?

MH: Si, actualmente sí lo hago, aunque me gusta mucho más el dibujo así directo

EP: ¿Cuándo usted va a realizar el trabajo, piensa en la pared y las herramientas que va usar y cómo le van a ayudar?

MH: Por la práctica que hemos tenido a través de tiempo, una persona llega y nos dice: “necesito para mi negocio un letrero que sea de esta forma, lo quiero de tal tamaño” entonces hacemos el boceto, pero uno ya está imaginando cómo va a quedar ese anuncio, aún cuando sea un boceto así rápido, uno ya está visualizando que colores va a llevar, de qué manera se van a poner determinadas cosas y los elementos así primarios, ya en base a eso uno desarrolla en bosquejo y si a la persona le gusta más o menos la idea, ya le va uno sugiriendo que puede llevar este y este y este color y si al cliente algo no le gustó, pues se cambia, pero siempre procuramos que esté más a gusto con la idea que quiere que se manifieste.

EP: ¿Y estos bocetos los trabaja usted solo o con alguien más?

MH: No, pues aquí si mi compañero atiende al cliente, es él quien le sugiere cómo van a quedar las cosas, y en eso somos muy respetuosos, cada quien tenemos una forma de trabajar, pero las ideas son diferentes, si él le dice lo pondremos así y asá y si le gusta al cliente tenemos mucha libertad los dos.

EP: También veo que le pueden traer un modelo para que usted lo reproduzca…

MH: Si, a veces me traen el diseño ya listo.

EP: Ya que está todo decidido y hay acuerdo con el cliente ¿qué ocurre en la pared cuando ya van a trabajarla?

MH: Regularmente lo que hacemos es adaptarnos a un trabajo de acuerdo al área que vamos a ocupar, generalmente hacemos una medición del alto y el largo o ancho del área disponible y vemos el acabado o el daño que puede tener el muro si es que ya tiene mucho tiempo, y en base a eso vemos qué colores se van a aplicar y qué tipo de pinceles o brochas vamos a ocupar, porque hay diferencias, hay superficies que son muy suaves muy tersas y si ocupamos pinceles de pelo de cerdo pueden rayar la imagen, para eso preferimos ocupar pinceles de pelo más fino como sería el de pelo de camello o de oreja de buey o inclusive el pelo de ardilla que es así más fino.

EP: Ya con la pared lista, se ponen en la labor pero ¿cómo es trabajar en la calle, es incómodo?

MH: Si nos ponemos a trabajar directamente en la encomienda…y si todas las posibilidades son muy variadas: si hay mucha afluencia de gente que va caminando o inclusive hay puestos ambulantes que ponen, tenemos que adaptarnos por tiempos, si hay puestos como sucede por aquí por los negocios del centro, o comienza uno a laborar muy temprano, antes de que pongan los puestos y para evitarnos problemas con los mismos comerciantes, que se les vaya a salpicar de pintura sus mercancías… y en otro de los casos, procurar no estorbar mucho el paso, si hay que usar una escalera pues acomodarse bien para que la gente pueda pasar … ahora con las autoridades también hemos tenido problemas, generalmente lo acusan a uno de estar obstruyendo la vía pública y eso nos ha costado que nos lleven incluso detenidos a la delegación por unas horas, y en ocasiones también una multa por esa supuesta obstrucción… a mí me ha pasado como en 3 o 4 ocasiones… pero más que nada, es que la corrupción es tan fuerte, que lo único que quieren es meter esos pretextos, para sacarnos dinero y en ocasiones hay clientes que son comprensivos y nos dicen “yo le ayudo con la mitad de lo que tuvo que pagar de mordida” y otros dicen “no, es que ese es su trabajo y yo no sé nada… usted me cobró equis cantidad por el trabajo y yo le pago cuando esté terminado” y entonces tiene que estar uno sorteando ese tipo de problemas.

EP: ¿Y a propósito de los clientes, cómo es su relación con ellos?

MH: Siempre tratamos de que sea lo más cordial posible puesto que vivimos de los trabajos que ellos nos encargan, para nosotros es muy importante que el cliente quede a gusto y muy conforme con el trabajo que nos dio, y bueno de esa manera nos ha funcionado tan bien que muchos de los clientes quedan tan a gusto que ellos mismos nos recomiendan con familiares o amigos que tienen negocios similares y de repente ellos nos llaman.

EP: ¿Dentro de los Rótulos qué es lo que más le gusta hacer?

MH: Mmmm… no sé, es que es tan variado todo, un trabajo nunca es igual, siempre son diferentes … lo que si a mí me gusta más es cuando se hace un trabajo con mucha libertad, cuando nos dicen “sabe qué? Yo quiero que mi letreo quede así, pero usted hágamelo lo más bonito que le quede” hay trabajos que cuando le pone uno tanto empeño dice uno: “ ay! Ese trabajo me gustó mucho como quedó” o sea esa satisfacción como que es muy importante y otras veces es así como “sí, si quedó bien” pero no le deja así a uno esa sensación de satisfacción.

EP: ¿En ese caso, usted cree que Martín Hernández tiene un estilo para trabajar?

MH: Si, yo pienso que sí. Y bueno uno una de las herencias que me dejó mi padre fue el que uno pusiera el mayor empeño en los trabajos que nos encargan, el me decía mucho “Has tu trabajo, como si fuera para ti, como si fuese un trabajo para que concursaras en algo contra mucha gente y hazlo lo mejor posible, porque tu propio trabajo te va a recomendar con los demás” entonces siempre he tratado de hacer lo mejor posible de esto, además que me ha dado para vivir durante casi toda mi vida, pues me permite además la libertad de trabajar en algo que me gusta.

EP: Usted trabaja con las letras ¿Tiene alguna favorita?

MH: Pues tres, yo diría que son tres: el estilo helvético que es muy legible y de impacto, el estilo manuscrito que es más caligráfico, y el estilo clásico que podría ser la fuente Times Roman.

EP: Muy bien Maestro Martín, esas eran la preguntas preparadas, si quisiera platicarme algo adicional con mucho gusto le escuchamos.

MH: Bueno, les voy a mostrar algunos de los bocetos aquí pequeños que hemos hecho … justo hace poco vi esos bocetos por ahí, y dije “esos trabajos ya tienen mucho que se hicieron, voy a tirar … porque se llena uno de tantos papeles …

Este (mostrando una hoja tamaño carta con diferentes letras enunciando un nombre) es de un negocio que me pidió varios para los letreros que se tenían que reproducir, yo le di las opciones y para eso utilicé la computadora, más o menos tomando las dimensiones que iba a tener cada anuncio, pero con diferentes tipografías para las propuestas. Ya una vez que les hice los bocetos los fuimos modificando, entonces él (el cliente) a mí me dice “A mí me gusta esta o esta y quiero que se le ponga esto, entonces ya yo se lo hice así a mano algunas correcciones y ya finalmente el acabado se dio en cuanto colores y formas, y con esto ya fue cambiando no?…

Esto fue ya de otro cliente en una escuela, que nos pidió hacer una decoración (mostrando algunos montajes sobre muros impresos en hojas carta), el nos dio únicamente como una guía y ya nosotros desarrollamos la idea de lo que quería con los colores, y luego el nos dice “sabe qué, pero no tengo niguna otra guía para lo que es el resto de la escuela” entonces nosotros la fuimos adaptando siguiendo más o menos el mismo patrón.

Este otro fue para la reproducción de unas pancartas y terminaron haciéndose estampados de playeras… y todo esto es en lo que en general nos hemos apoyado con la computadora, porque antes lo tradicional era hacerlo todo de forma manual … ahorita les voy a enseñar otros bocetos que hicimos mientras vino el cliente porque a veces hay que mostrarle al cliente como se vería el colorido de algunas cosas …

También hicimos para el Museo de Artes Populares, para una muestra que se llamón “Dónde están los oficios” y nosotros hicimos varios de los murales de eso. Nos pidieron que hiciéramos la reproducción en un muro, de unos 7 mts. x 4 de lo que era el quiosco de la alameda de Sta. María y para eso nos basamos en las fotos para reproducir el quiosco con una cuadrícula, y también las imágenes para la lucha y el box tomamos algunas fotos de las peleas y en ellas nos basamos para pintar…

EP: Yo fui a esa exposición esperando ver el taller del rotulista ¡y no estaba! ¿Qué paso?

MH: (risas) Si, no hubo un espacio para los rotulistas, porque de hecho yo se lo sugerí al curador de la muestra que fue quien nos contrató, y le dije –le prestamos unos botes de pintura y pinceles, lo que usted guste- y pues al principio si le gustó la idea pero ya luego dijo que no se podía porque todo el montaje ya estaba organizado y estructurado, que ya no lo podían mover, si…

Bueno pero también hemos trabajado muchas cosas de publicidad, motivos para las fiestas patrias, para las navidades, trabajos para empresas grandes como Liverpool, Suburbia, El Palacio de Hierro, Aurrera y negocios así muy grandes, y con ellos yo aprendi muchas cosas del trabajo de la publicidad… Aquí en México se elaboraban desfiles con carros alegóricos, para diferentes festividades, el día del niño, el día de reyes, o para carnavales como el de Veracruz el de Guadalajara y con ellos tuvimos la oportunidad de trabajar no sólo lo que es la reproducción gráfica de letreros, sino también otras cosas, eso como que nos enriqueció mucho… también con escenógrafos para las obras de teatro, si he tenido la oportunidad de trabajar con gente muy profesional que tiene reconocimiento en el arte no solo aquí en México sino a nivel mundial, hemos participado así en esos proyectos, aunque muy ocultos. Las escenografías por ejemplo, de telones de 20 metros de largo por 8 de alto, se hacen en el piso y después se va pintando todo y es un relajo, porque se pinta directamente sobre la tela, gramate crudo, y se va acartonando con la pintura y se hace duro pero después cuando se proyecta, y con la iluminación incidental, da efectos formidables y eso ha sido una experiencia muy muy especial… y bueno son grandes experiencias no? Que de pronto no nos han dejado grandes ganancias económicamente, pero si nos ha enriquecido mucho…

Le muestro de otros bocetos a mano, ah! Mire tengo esta de una clienta (mostrando una pequeña lona, rotulada por lado y lado, con la imagen del platillo que ofrece el negocio), una lona, porque fíjese que se lo había propuesto en computadora y cuando se lo mostré me dijo “no no, es que yo lo quiero a mano, así con las letras coloridas y que usted me le ponga un dibujo de mis enchiladas” entonces ya se lo hice así y le gustó, pero no ha venido por él así que aquí sigue… Por lo regular los clientes nos dicen “no quiero unas laminitas con esto” y ya solo nos dan los datos, y a este otro se le puso una muelita, así, se le hace muy rápido, al instante al bocetito al cliente y ya el dice “si exactamente, eso quiero”, aquí ya tenemos el material, para este por ejemplo (la lona de las enchiladas) la clienta nos dijo que lo necesitaba para meterlo en una especie de banderita, entonces ya nada más nos dio la medida y le sugerimos, que fuera como una bolsa y se podía pintar por los dos lados para que se viera más en su puesto que es así en la calle… Si hay mucha libertad en esto, porque se hace de acuerdo a lo que la gente quiere.

Este otro (mostrando otra lona pero con vinil) se me fue la palabra mal (risas) y me di cuenta cuando ya lo había impreso, pero bueno ya lo corregí y lo volví a hacer, pero este ya es en digital, pues porque de alguna manera uno ha tenido que avanzar en cuanto a lo que antes, por ejemplo era lo tradicional hecho a mano y esto que ya es digital.

EP: ¿Y su transición personal del trabajo a mano a la computadora cómo fue?

MH: Poco a poco, se fue dando poco a poco, pero aunque en definitiva esto tenga aparentemente más calidad (mostrando el ejemplo digital) hay muchas limitaciones también, cuando uno no conoce los programas de diseño, entonces aquí, (señalando el ejemplo a mano) uno los va desarrollando e inclusive en el momento se puede modificar así con mucha libertad.